EL TRIBUNAL EUROPEO ELIMINA EL REQUISITO DE TRES CAMIONES QUE FIJA ESPAÑA PARA ACCEDER AL TRANSPORTE

Fomento deberá modificar el nuevo reglamento que tramita para ajustarse a la sentencia

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido este jueves en Luxemburgo una sentencia en la que declara ilegal el requisito establecido por España que impone un mínimo de tres camiones para que las empresas obtengan una autorización de transporte público.

La sentencia considera que esta exigencia incumple el reglamento comunitario de 2009 que establece las normas comunes relativas a las condiciones que han de cumplirse para el ejercicio de la profesión de transportista por carretera. Este reglamento establece que las empresas deben “disponer de uno o más vehículos” y aunque reconoce que los Estados miembros “podrán decidir imponer requisitos adicionales”, advierte que deben ser “proporcionados y no discriminatorios”. En este sentido, el Tribunal señala en la sentencia que la exigencia de un mínimo de tres camiones por parte de España no puede considerarse como uno de los requisitos adicionales que admite el reglamento comunitario.

La decisión del Tribunal, que obliga a España a asumir las costas del proceso judicial, zanja un conflicto iniciado en 2014, cuando la Comisión recibió una denuncia por este requisito y solicitó información a las autoridades españolas, que aseguraron que la medida era compatible con el reglamento comunitario. La Comisión decidió entonces incoar un procedimiento de infracción contra España, que argumentó que el requisito era “proporcionado y no discriminatorio”, tal y como admitía el reglamento.

En febrero de 2016, la Comisión remitió a España un dictamen motivado en el que el instaba “a adoptar las medidas necesarias para poner fin al incumplimiento reprochado en el plazo de dos meses”. En su dictamen motivado, la Comisión alegaba que el reglamento comunitario “no confiere a los Estados miembros un margen de apreciación para determinar el número mínimo de vehículos necesarios”. El Gobierno español, respondió al dictamen motivado manteniendo su postura, por lo que la Comisión decidió interponer el recurso del que ahora se ha emitido la sentencia.

Fenadismer alerta de consecuencias ““imprevisibles y preocupantes”

Desde Fenadismer han reaccionado a la sentencia con un comunicado para valorar el enorme impacto que representa la decisión del Tribunal, que obliga al Estado español a modificar el proyecto de reforma del ROTT, actualmente en tramitación, para modificar los requisitos de acceso a la actividad del transporte por carreter.

La federación presidida por Julio Villaescusa considera que la sentencia supondrá una “modificación muy sustancial” de la actual estructura empresarial del sector, cuyas consecuencias son “imprevisibles y preocupantes” respecto de la actual configuración y composición del sector del transporte, por lo que ya ha anunciado que solicitará al ministerio de Fomento “su máxima implicación en esta cuestión, por ser vital para la futura ordenación del sector empresarial del transporte , y por las consecuencias que ello tendrá la economía española en su conjunto”.

En este sentido, Fenadismer sostiene que la actual regulación española de la actividad del transporte público de mercancías por carretera, aprobada en 1999 tras la eliminación de los contingentes europeos para realizar transporte interior en los Estados miembros, “ha supuesto durante sus 20 años de vigencia un crecimiento espectacular del sector empresarial español de transporte por carretera en el ranking europeo de transporte internacional, pasando de ocupar la cuarta posición en 1999 a ocupar la segunda posición en la actualidad, sólo por detrás de la flota polaca, y superando a las empresas alemanas y francesas, que en los últimos 10 años han visto disminuir su presencia internacional en más de un 50%”.

CETM prevé la entrada masiva de nuevos transportistas

Por su parte, la  Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) considera “un retroceso” la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al considerar que la eliminación del rquisito de la flota mínima “traerá consecuencias dañinas imprevisibles respecto de la actual estructura y composición del sector del transporte”.

En este sentido, la patronal destaca los efectos positivos de esta medida, vigente en España desde 1999, “con el objetivo de aportar al mercado empresas de transporte más grandes y dotadas de una mayor seguridad jurídica y económica de cara a las relaciones comerciales con sus clientes”. Según sus datos, durante los casi 20 años que esta normativa ha estado en vigor el crecimiento del transporte español de mercancías por carretera “ha sido notable”, pasando de una dimensión media de 1,95 vehículos por empresa en 1999 a los 3,34 actuales.

CETM insiste en que el “talón de Aquiles del transporte español de mercancías por carretera siempre ha sido su escasa dimensión empresarial”. De hecho, de las 103.859 empresas que operan en el sector, 1.989 empresas tienen más de 25 empleados y sólo 644 cuentan con más de 50.

La previsión de la patronal es que la eliminación de este requisito “propiciará la entrada masiva a la actividad del transporte de nuevos transportistas de manera desordenada, en perjuicio de los transportistas que actualmente operan en el sector del transporte y de la calidad del servicio que prestan, corriendo el riesgo de convertirlo en un sector sumidero”.

Por otra parte, considera que la posibilidad de acceder libremente al mercado de transporte también afectará a la transmisión de las autorizaciones de transporte en manos de autónomos y micro empresas, lo que va suponer “un importante quebranto de su patrimonio empresarial”.

El pronóstico de CETM es que “puede ser sólo una cuestión de tiempo” la desaparición de muchas de las 82.784 empresas que operan en España con tres vehículos o menos, “lo cual además de resultar nefasto en términos de destrucción de tejido empresarial y puestos de trabajo para el sector empresarial del transporte, tendría consecuencias negativas para toda la economía española por la desaparición de la flexibilidad que siempre han aportado este tipo de empresas, así como del servicio de transporte fiable y eficaz que prestan”.

El comunicado emitido por la patronal avanza que su comité ejecutivo se reunirá para analizar en profundidad el contenido de esta sentencia y sus repercusiones para el transporte español de mercancías por carretera, para lo que asegura que “solicitará de inmediato la implicación del ministerio de Fomento en aras a conseguir, respetando la sentencia, las mejores disposiciones legales para el desarrollo futuro del transporte de mercancías por carretera y te la economía española en su conjunto”.

 

FUENTE: EL VIGIA


Imágenes